Casa rural ABUELA PILAR

Fuendetodos, pueblo natal de Goya

Vd. está aquí:

LOCALIZACIÓN

 

Planos de acceso a la Casa rural Abuela Pilar

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Para llegar tomar la N-330 dirección Cariñena durante 3,5 km, en la rotonda del cruce con la A-23 tomar la tercera salida y continuar 12 km por la A-23. A continuación tomar la salida hacia la N-330, a los 300 m girar a la izquierda hacia la A-2101, pasando cerca de Botorrita continuar 24 km y llegando a destino.

Villa situada en el NE de España, a 44 Km. de la capital aragonesa, en la depresión del Ebro. Su altitud es de 750 m confluyendo en su término los ríos Aguasvivas y Huerva.

El paisaje del pueblo natal de Goya lo componen cultivos de cereal y barbechos, pinos carrascos y monte bajo de romero y coscoja. Abundan las perdices, codornices, conejos y liebres.

Las construcciones típicas, los encantadores rincones que posee esta población junto con los valiosos ejemplos de arquitectura popular medieval la hacen un conjunto del que merece la pena disfrutar paseando por sus calles. La población se divide en dos áreas, el Barrio alto y el Barrio Bajo. El primero tiene como referente central la Plaza de Aragón con construcciones de los siglos XVII y XVIII de los que cabe destacar los arcos de medio punto. No podemos dejar de mencionar en la zona alta los restos de un palacete con arcos apuntados y la Plaza de la Constitución. En el Barrio Bajo se desarrolla la mayor actividad del conjunto urbano, la calle Zuloaga es el eje del barrio y en ella se encuentran la Casa Natal de Goya, El Museo del Grabado, la Sala de Exposiciones así como el Mesón, el Ayuntamiento y el Casino.

No podemos ignorar la Iglesia moderna entre los dos barrios, situada sobre un templo mudejar y sustituyendo a la Iglesia barroca destruida durante la Guerra Civil así como las ruinas de un castillo árabe en la calle Cortes de Aragón.

Destacar las neveras o neverones, construcciones populares de las que queda como testigo la de la parida de La Culroya. Su función era almacenar la nieve caída durante el invierno y una vez convertida en hielo se vendía con fines alimenticios o medicinales.